lunes, 5 de marzo de 2007

Afrodita


Nace de la espuma que forman en el mar los testículos cercenados de Urano. Rrepresenta al deseo sexual como una de las fuerzas creadoras del universo. Afrodita es una derivación de aphros, la espuma. También se la llama Citerea, la que vino del mar. Fue criada por las Horas y las Gracias. También es la Diosa del amor y de la belleza. Es una diosa temible, que inspira pasiones monstruosas. Posee un ceñidor mágico que tiene el poder de enamorar a mortales y a inmortales. Zeus la entregó como esposa a Hefesto para castigar su orgullo. Sus infidelidades son numerosas, pero Hefesto, muy enamorado, siempre la perdonaba. Aparece con frecuencia en leyendas ajenas. Sus hijos fueron Eros y Anteros. Algunos de sus amantes fueron: Ares, Adonis, Hermes, Zeus, Dioniso, Anquises, etc. Y Venus fue su nombre romano.

Afrodita no tuvo infancia: en todas las imágenes y referencias nació adulta, núbil, infinitamente deseable. En muchos de los mitos menores tardíos en los que participa aparece vanidosa, malhumorada y susceptible. Le es infiel a su marido, Hefesto, con frecuencia. Afrodita parece preferir a Ares, el voluble dios de la guerra. En La Ilíada de Homero Afrodita interviene en la batalla para salvar a su hijo, Eneas, pero le abandona. Es, además, la causante original de la propia Guerra de Troya. Su dominio puede incluir el amor, pero no incluye el romance, tendiendo más bien hacia la lujuria, el deseo irracional humano.

Debido a su belleza, Zeus temía que Afrodita fuera la causa de violencia entre los otros dioses. Por ello la casó con Hefesto, el dios del fuego y la fragua. Otra versión de esta historia cuenta que Hera, la madre de Hefesto, lo arrojó del Olimpo porque era demasiado feo, y éste obtuvo su venganza atrapándola en un trono mágico y exigiendo a cambio de su liberación la mano de Afrodita. Hefesto estaba contentísimo de haberse casado con la diosa de la belleza y forjó para ella hermosa joyería, incluyendo el cestus, un cinturón que la hacía más irresistible para los hombres. La infelicidad de Afrodita con su matrimonio hizo que buscase la compañía de otros: Ares, Dioniso, Hermes y Poseidón. Y no sólo se contentaba con el amor de los dioses: también sucumbieron a ella muchos mortales humanos. De su unión con el troyano Anquises nació Eneas, y amó apasionadamente a Adonis.
Hefesto fue informado del adulterio que su esposa mantenía con Ares por Helios. Como venganza, atrapó ingeniosamente a Ares y Afrodita con una red de finas cadenas . Hefesto no los liberó hasta que Posidón le prometió que Ares pagaría los desagravios, pero ambos escaparon tan pronto como levantó la red y no mantuvieron su promesa.


Afrodita estaba celosa de la belleza de una mujer mortal llamada Psique. Pidió a Eros que usara sus flechas doradas para que se enamorara del hombre más feo. Este accedió, pero terminó enamorándose de Psique. Los padres de esta consultaron un oráculo que les dijo que su destino era un monstruo situado en la cima de la montaña. Psique subió a la cima donde Céfero la bajó a una cueva. Todas las noches Eros la visitaba y hacían el amor. Las hermanas de ella, celosas, fueron a la cueva a ver si podía enamorar a Eros, pero estas murieron al caer hasta la montaña. Psique buscó a Ares con ayuda de Afrodita, su madre. Esta le mandó hacer una tarea con un plazo difícil de cumplir. Ares la ayudó y lo consiguió, Afrodita, enfurecida, le mandó conseguir lana de oro. Afrodita, de nuevo, se sorprendió al ver que pudo conseguirlo. Y, por último, tuvo que ir a pedir un poco de su belleza a Perséfone para Afrodita, esta se la accedió sin ninguna dificultad y Psique tomó un poco de esa belleza para que Ares la amara con seguridad . Ares le pidió matrimonio a los padres de Psique y estos tuvieron un hijo llamado Placer.

Tanto los dioses y diosas como diversos mortales fueron invitados a la boda de Peleo y Tetis (que luego serían padres de Aquiles). Sólo la diosa Eris (Discordia) no fue invitada, pero apareció con una manzana dorada con la palabra kallisti (‘para la más hermosa’) inscrita, que arrojó entre las diosas. Afrodita, Hera y Atenea reclamaron ser la más bella y, por tanto, la justa propietaria de la manzana. Estuvieron de acuerdo en llevar el asunto ante Zeus, quien dejó la elección en manos de Paris. Hera intentó sobornarle con un reino (Asia Menor), mientras Atenea le ofreció sabiduría, fama y gloria y en la batalla, pero Afrodita le susurró que si la declaraba la más bella le daría la mujer mortal más hermosa del mundo como esposa, por lo que Paris eligió a Afrodita. Esta mujer era Helena. Las otras diosas se enfurecieron y a través del rapto de Helena por Paris provocaron la Guerra de Troya.

A nosotras nos ha gusta mucho la diosa Afrodita, ya que una de las cosas que nos parece muy soprendente es la forma en que nace. Sus mitos nos han gustado mucho, porque son muy interesantes: el que más no ha gustado es el juicio de Paris, aparte de porque ya lo conocíamos, porque es el que más nos ha llamado la atención. En general, nos ha gustado mucho conocer más sobre Afrodita, diosa del amor.

Registro de la propiedad

Buscar en este blog

Feevy