miércoles, 14 de febrero de 2007

Ariadna


Ariadna es la hija del rey Minos y Pasífae de Creta. Su padre tenía un laberinto, en el cual había un minotauro al que había que alimentar con gente ateniense cada nueve años. Teseo fue al laberinto a matar al minotauro. Gracias a la ayuda de Ariadna, que le dio un ovillo para encontrar el camino de regreso, el joven consiguió escapar del laberinto. Teseo le prometió que se casaría con ella, y le pidió que se fuera con él. Pero al llegar a Naxos, mientras Ariadna dormía, él la abandonó.

Al despertarse, Ariadna buscó a Teseo por toda la playa, pero Teseo no estaba. Solamente estaba ella en la playa. Ariadna, al ver que Teseo no estaba, se echó a llorar. Afrodita, que vio llorar a Ariadna desde el Olimpo, se compadeció de la mala suerte de la princesa y partió para Naxos. Al verla llorar, le prometió un esposo inmortal. Ya sabía Afrodita que Dionisio se dirigía hacia esas playas, y estaba dispuesta a que se enamorara de Ariadna. Se casó con Dionisio en el Olimpo y este le regaló como regalo de bodas una corona de oro con piedras preciosas de envidiable belleza y valor.

Sin embargo, el matrimonio con un dios no le concedió la inmortalidad. Y un día Ariadna, envejecida y cansada, partió para el reino de las sombras. Entonces Dionisio cogió su corona de oro y la arrojó hacia el cielo. A medida que la joya ganaba altura, las piedras se ponían más y más brillantes, hasta que se trasformaron en estrellas. De ahí viene la constelación de Ariadna.



Ariadne en Naxos es una ópera en dos partes con música de Richard Strauss en alemán, con libreto de Hugo von Hofmannsthal, basado en Le Bourgeois Gentilhomme (El Burgués Gentilhombre) de Molière y el mito griego de Ariadna y Baco. Una primera versión fue estrenada el 25 de octubre de 1912 en el Kleinen Haus des Hoftheaters en Stuttgart, y la versión definitiva, el 4 de octubre de 1916 en Viena. La ópera dura unos 130 minutos.

El mito de Ariadna nos ha gustado mucho, ya que este nombre nos gusta desde siempre y no sabíamos que hubiera una princesa en la mitología con ese nombre. El mito en sí da un poco de pena porque la mujer da su amor para ayudar a Teseo a matar el minotauro y Teseo, más tarde, la abandona en la playa durmiendo, pero se le pasaría el enfado casándose con Dionisio. Es vergonzoso que los engaños amorosos existieran en esos tiempos.



Jesús Manuel Consuegra del Pozo

Manuel García Martínez

Registro de la propiedad

Buscar en este blog

Feevy