jueves, 15 de febrero de 2007

Ícaro

En la mitología es hijo de Dédalo , constructor del laberinto de Creta, y de una esclava. Fue encarcelado junto a él en una torre Creta por el rey de la isla, Minos.
Dédalo consiguió escapar de su prisión, pero no podía abandonar la isla por mar, ya que el rey mantenía una estrecha vigilancia sobre todos los veleros, y no permitía que ninguno navegase sin ser cuidadosamente registrado. Dado que Minos controlaba la tierra y el mar, Dédalo se puso a hacer las alas para él y su joven hijo Ícaro.Juntó plumas entre sí empezando por las más pequeñas y añadiendo otras cada vez más largas, para formar así una superficie mayor. Aseguró las más grandes con hilo y las más pequeñas con cera, y le dio al conjunto la suave curvatura de las alas de un pájaro. Ícaro, su hijo, observaba a su padre y a veces corría a recoger del suelo las plumas que el viento se había llevado, y tomando cera la trabajaba con su dedos, entorpeciendo con sus juegos la labor de su padre.
Cuando al fin terminó el trabajo, Dédalo batió sus alas y se halló subiendo y suspendido en el aire. Equipó entonces a su hijo de la misma manera, y le enseñó cómo volar. Cuando ambos estuvieron preparados para volar, Dédalo advirtió a Ícaro que no volase demasiado alto porque el calor del sol derretiría la cera, ni demasiado bajo porque la espuma del mar mojaría las alas y no podría volar. Entonces padre e hijo echaron a volar.
Pasaron Samos, Delos y Lebintos, y entonces el muchacho comenzó a ascender como si quisiese llegar al paraíso. El ardiente sol ablandó la cera que mantenía unida las plumas y éstas se despegaron. Ícaro agitó su brazo, pero no quedaban suficientes plumas para sostenerlo en el aire y cayó en el mar. Su padre lloró lamentando amargamente sus artes, llamó a la tierra cercana al lugar del mar en el que Ícaro habría caído Icaria en su memoria. Dédalo llegó solo y a salvo a Sicilia bajo el reinado del rey Cócalo. Allí construyó un templo a Apolo en el que colgó sus alas como ofrenda al dios.
Pausanias cuenta una versión mas prosaica en la que ambos huían a Creta en barco, para lo cual Dédalo inventa el principio de la vela, desconocido hasta entonces para los hombres. Ícaro, navegante torpe, naufragó frente a la costa de Samos, en cuyas orillas se encontró su cuerpo. Heracles le dio sepultura en esa tierra que desde entonces se llama Ìcaria.

Ícaro en el arte

Dédalo es la personificaion del espíritu del arte. Su nombre Dédalos en griego significa “que trabaja con arte”, es decir, ingenioso, hábil, creador.
En la Ville Radieuse, el arquetecto Edouard leanneret-Gris más conocido como Le Corbuiser, afirma: “la aventura diaria de la naturaleza en su ciclo de vida obedece a una ley fundamentalmente de nuestra tierra, la ley del sol, que es el gran dictador. El astro proveedor de la vida no perdona el desafío del hombre. Quema las alas de Ícaro y lo castiga con la muerte. Pero la imagen de Ícaro continúa viva, inspirando a los inventores. En el Renacimiento, Leonardo Da Vinci crea un principio del avión.
Mucho más tarde en el siglo XIX comienza a perfilarse el descubrimiento del eroplano.

El laberinto de Cnosos de la leyenda no tenía techo. La bóveda celeste era su cobertura. La misma cárcel, aunque misteriosa, contenía su contraparte: En el mito de Dédalo y Ícaro, la libertad es el principio del arte.
Algunos autores aseguran que nuestros protagonistas son personajes semihistóricos.Tal vez hayan existido en Atenas en la antigüedad, personas de esos nombres y esas funciones sociales.


Rafael Ismael Castro Espejo - Javier Cortés Lemos

1 comentario:

Daninikelche dijo...

hola muy buenas pero para mi que este mito no es del todo cierto porque en realidad Icaro se escapa del laberinto del minotauro no de una torre. y en realidad se escapan el y su padre. Su padre crea unas alas con plumas de gaviotas y cera. Y lo siguiente os lo sabeis.

Registro de la propiedad

Buscar en este blog

Feevy