miércoles, 21 de febrero de 2007

Hades


Hades, en la mitología griega, es el dios del inframundo, era hijo de los titanes Crono y Rea. Tenía tres hermanas mayores, Hestia, Deméter y Hera, y dos hermanos menores, Posidón y Zeus. Todos ellos eran parte de los dioses olímpicos.
Cuando Zeus se hace adulto, logra hacer que su padre regurgitase a sus hermanos. Al ser liberados, los seis dioses se enfrentaron a sus padres y tíos, así comenzó una guerra divina. A Zeus, Posidón y Hades, los cíclopes les dieron armas para ayudarles a vencer. A Zeus, una lanza de truenos, a Poseidón, un tridente, y a Hades, un casco de invisibilidad.

En la noche anterior a la primera batalla, Zeus se puso el casco de invisibilidad, se infiltró en los campamentos del enemigo y destruyó sus armas. Tras diez años de guerra, la victoria fue para los jóvenes dioses, que se echaron a suertes los reinos a gobernar. A Zeus le tocó el cielo, a Poseidón, los mares, y a Hades, el inframundo, reino al que van los muertos.

Hades tuvo una esposa, Perséfone. En la mitología griega no consta que tuvieran descendencia, pero se cree que eran los padres de las Erinias, Tisífanes, Megera y Alecto.

Hades es raramente representado en el arte clásico, pero sale mencionado en La Odisea.
A Hades se le representa como un rey con barba de rostro serio, sentado en un trono, a veces con Cerbero a sus pies. Es muy frecuente verlo raptando a Perséfone.

PERSÉFONE

Perséfone no se sometió a Hades voluntariamente, fue raptada por éste mientras recogía flores con sus amigas. Hades amaba a Perséfone tanto que no le permitió salir del inframundo. Su madre la echaba tanto de menos que lanzó una maldición a la tierra, produciendo una gran hambruna. Hades engañó a Perséfone para que comiese seis semillas de granada, lo que hizo que no pudiese abandonar el inframundo ni con la ayuda de Zeus. Perséfone supo de la depresión de su madre y pidió a Hades que le dejase volver a la tierra de los vivos, con la condición de que pasaría con él un mes por cada semilla que había comido. Cada año Hades volvía con Perséfone al inframundo. La hambruna (el invierno) ocurría en los meses en los que Perséfone estaba con Hades, al retirar Deméter sus dones del mundo. En la primavera, cuando Perséfone se volvía a reunir con ella, Deméter hacía que la cosas crecieran de nuevo.

ORFEO Y EURÍDICE

Hades sólo mostró clemencia una vez. Dado que la música de Orfeo era tan buena, permitió que éste se llevase a su esposa Eurídice de vuelta al mundo de los vivos con la condición de que ella caminase tras él y él nunca intentase mirarla a la cara hasta que estuviesen en la superficie. Orfeo accedió, pero, cediendo a la tentación de mirar atrás, fracasó y volvió a perder a Eurídice, con quien sólo se reuniría tras su muerte.

MENTE Y LEUCE

Hades no era el más fiel de los maridos. Persiguió y amó intensamente a la preciosa ninfa infernal Mente. Una vez, su esposa Perséfone los encontró juntos y, presa de los celos, lanzó a la ninfa al suelo y la pisoteó. Hades transformó sus restos en la planta de la menta, para que Perséfone no pudiera tomar más represalias contra ella. De forma similar, la ninfa Leuce a quien también había violado, fue metamorfoseada tras su muerte natural por Hades en un álamo blanco.

TESEO Y PIRÍTOO

Hades encarceló a Teseo y Pirítoo, quienes habían prometido desposar a las hijas de Zeus.Teseo eligió a Helena, la secuestró con la ayuda de Pirítoo y decidió retenerla hasta que tuviese la edad de casarse. Pirítoo eligió a Perséfone. Dejaron a Helena con la madre de Teseo, Etra, y viajaron al inframundo. Hades fingió darles hospitalidad y preparó un banquete. Cuando la pareja se sentó, las serpientes se enroscaron en torno a sus pies, atrapándolos. Teseo fue finalmente rescatado por Heracles.

HERACLES

El último de los doce trabajos de Heracles fue capturar a Cerbero. Primero viajó a Eleusis para iniciarse en los misterios eleusinos. Hizo esto para absolverse a sí mismo de la culpa por haber matado a sus propios hijos y para aprender cómo entrar y salir vivo del inframundo. Encontró la entrada al inframundo en Tanaerum. Atenea y Hermes le ayudaron en la ida y vuelta del Hades. Heracles pidió permiso a Hades para llevarse a Cerbero. Hades accedió siempre que Heracles no le hiciese daño.

VALORACIÓN PERSONAL: El mito de Hades no nos ha gustado porque es un dios siniestro y malvado, y nos parece incorrecto que raptase a su esposa Perséfone,nos parece una gran falta de respeto hacia la mujer, además de que le era infiel.

Ana Jabalquinto Pedregosa y Luna María Ramos Guerrero.

3 comentarios:

Roman dijo...

Según la mitología Hades era un dios justo que solo hacia lo que tenía que hacer,que fuera malvado no es para tanto,técnicamente todos los dioses son maliciosos y calculadores,como Zeus que mató a su padre y a los otros titanes.

Hades dijo...

Documental completo de Hades:
http://www.youtube.com/watch?v=kRNZUQfk3Uw

Iclea dijo...

Hola
Si algo no era Hades es injusto y maligno. De todos los olímpicos es el dios menos controvertido más allá de su mala fama,no por si mismo, sino por el imperio que le tocó regir ya que los griegos le tenían grandes reparos a la muerte...Al menos hasta el advenimiento de los Misterios, en el período Helenístico...
Sobre la fidelidad de Hades,se debe recordar que fue el único olímpico monogámico. Por lo demás, es digno de destacar que pasados los primeros tiempos, Persephone no le ponía demasiada atención a su esposo, sin contar que luego ella vive un sonado y público romance con Adonis, por el amor del cual rivaliza con Aphrodita y con el cual convive en el mismo inframundo durante cierto período del año, por decisión de Zeus que medió en el conflicto entre las dos diosas.
Acerca del rapto, fue precisamente Aphrodita quien envía a Eros para influir a Hades a fin que se enamorara de Persephone. Por lo demás se debe tener en cuenta que Hades acude a pedir la mano de la joven diosa a Zeus, quien a fin de no confrontar con Demeter,y sabiendo que Persephone tenía sobrado derecho al trono del inframundo, propicia y apoya el rapto...Y lo más importante, es que se debe tener mucho cuidado al interpretar este mito, ya que el rapto hace alusión a la transformación de una joven doncella,en mujer por medio del matrimonio, al cual los griegos antiguos veían como una suerte de rapto del seno familiar original al que pertenecía la joven...Pero de ningún modo se debe interpretar este relato como un rapto en el sentido en que se considera este hecho según los criterios de la sociedad actual. Ni este, ni los demás raptos a los que se alude en la mitología (que son varios) deben ser interpretados fuera del debido contexto, ya que eso puede causar confusiones y herir no pocas susceptibilidades.
Saludos

Registro de la propiedad

Buscar en este blog

Feevy